miércoles, 19 de marzo de 2014

CRÓNICA DE LA III MARATÓN DE VALDEORRAS

Transcurridos quince días de la celebración de nuestra IIIª Maratón Turístico Deportiva de Valdeorras, ha llegado el momento de hacer una crónica/balance de todo lo sucedido.

Los valientes a punto de tomar la salida
Partíamos de la experiencia de las dos ediciones anteriores, organizadas casi en familia, con ocho participantes en el primer año y una treintena en el segundo, de los que cinco y doce, respectivamente, habían conseguido realizar el trazado completo. Fruto de lo aprendido, decidimos cambiar dos aspectos importantes: retrasar la fecha de enero a marzo y modificar el trazado para que los kilómetros finales fuesen básicamente cuesta abajo y no al revés. En ambos aspectos, creo que acertamos plenamente.

El grupo incorporándose a la 120 en A Rua
En lo demás, manteníamos las características propias de la prueba: el carácter no competitivo, los reagrupamientos en cada Concello, el tramo libre final y la comida final. Si por algo se distingue esta maratón es por su deportividad, buen humor, compañerismo y ganas de disfrutar todos juntos de esta afición que nos une y apasiona.

Los amigos de El Bierzo, siempre fieles a las citas del atletismo popular valdeorres
Partiendo de lo que fue una idea entusiasta de algunos de nosotros, Miguel con algún pequeño apoyo puntual, ha sido capaz de sacar adelante una prueba muy compleja en la que son muchos los aspectos a tener en cuenta y muy difícil el conseguir dejar contento a todo el mundo. En conjunto yo creo que cabe darle la enhorabuena y animarle para que afronte ya la organización de la cuarta edición; eso sí, tendremos que echarle unas cuantas manos entre todos para pulir lo pequeños defectos y conseguir dar el salto definitivo a una prueba que el año que viene ya debería tener un ámbito, al menos autonómico.

Montse y Juan, por Villamartín
En el lado de los agradecimientos hay que empezar por la Diputación Ourensana, patrocinadora principal, y los siete Concellos por los que discurre la prueba -cada uno en la medida de sus posibilidades-.

Javi Cid y sus "chicos", no tuvieron que intervenir, pero ahí estaban con dos ambulancias, por si acaso
Gracias a todos los voluntarios de las distintas unidades de Protección Civil, Policías locales, Ambulancias Sil, Supermercados Gadis, Delegación de Atletismo y Colegio de Jueces, y en general a todos los familiares y amigos que nos apoyaron con entusiasmo.

Los "Migueles", en buena armonía, tras la finalización de la prueba
Y si hubiera que destacar a alguien en especial, y sin ánimo de desmerecer a nadie, hagámoslo con el alcalde de Petín, que nos acompañó a lo largo de toda la mañana, desde su inicio hasta su final, colaborando como un voluntario más en los avituallamientos, etc. ¡Que cunda el ejemplo!

Preparados, listos... nos vamos de O Barco
En cuanto al desarrollo de la prueba en sí, una treintena de voluntariosos salimos a las ocho en punto desde el Concello de Larouco, además de varios acompañantes en bicicleta, uno de ellos de muy corta edad. Aunque la mañana estaba fría, pronto entramos en calor con las subiditas y bajaditas camino de Petín. Allí tuvimos el primer reagrupamiento y cambio de impresiones del gran grupo.

El avituallamiento de A Rua, perfectamente organizado por su alcalde, Avelino, que además consiguió el respaldo de la Diputación Provincial
Un poquito más tarde entrabamos en A Rua, en cuya plaza del Ayuntamiento se respiraba un gran ambiente festivo, y donde su Alcalde, nos daba minutos después una nueva salida. Allí habíamos dejado ya a un par de corredores aquejados de molestias, y recogido a otros participantes deseosos de recorrer también unos cuantos kilómetros.

Migueles, padre e hijo, con Antía, ¡la juventud al poder!
Allí se nos unieron efectivamente las primeras mujeres, y entre otros, Miguel hijo, camino de Villamartín. La disparidad de niveles hacía muy difícil mantener la unidad del grupo, pero los primeros siempre esperaban con paciencia en cada avituallamiento la llegada de los menos rápidos.



El pelotón aún compacto, abandonando A Rua
En Villamartín se sumaron nuevos corredores, entre otros Tinín, deseoso de poner también su granito de arena en esta aventura de atletismo popular que a tantos valdeorreses está enganchando.

Un grupito de atletas entrando en Villamartín, en perfecta armonía
Camino de O Barco, los más punteros no pudieron reprimirse, y en su afán por correr deprisa tomaron un camino equivocado, lo que provocó que la entrada en O Barco perdiese parte de la vistosidad prevista.

Martín y Sergio Romero, por la Puebla
Aún así, la plaza del Concello respiraba un magnífico ambiente festivo y deportivo. Para unos cuantos, como Jose Antonio, David, Montse o Juán su carrera finalizaba aquí tras 24 kms.

David y su hijo. El relevo está asegurado
 Para otros cuantos, varios de ellos mujeres y gente joven, comenzaba un reto diferente de aproximadamente 19 kms.

¿Por qué estos no están sudados? Solo hay que esperar un rato


Preparados para el tramo barquense. Paco siempre en cabeza y sonriendo
El Concejal de deportes de O Barco, procedió a dar una nueva salida al grupo, que camino de Rubiá, y por efecto de la complicada orografía, volvió a partirse en varios subgrupos.

Nos avituallamos y cambiamos impresiones en Rubiá, para el tramo final
En el Concello de Rubiá realizamos el último reagrupamiento. Una vez más perdimos a alguna unidad, como Martín, ex-concejal de deportes, que arrastraba molestias en una rodilla, pero incorporamos a otros atletas como Guti, dispuestos a emplearse a fondo en esos kilómetros finales.

Antía y Celso, dos jóvenes valores

Desde Donosti hasta Valdeorras, para trabajar y correr la primera maratón

Buen humor y esfuerzo en compañía al paso de Éntoma

Una grata sorpresa ver gente joven acercándose a este tipo de pruebas, tan exigentes

El grupo de los trotadas, metiendo kms a su ritmo

Desde Coruña, Marcos, debutando con éxito en los 42 kms

Con Parra y el marchador "Foxe", siempre presente en esta carrera
 Desde la Vega de Cascallana hasta Éntoma, el calor apretaba, así que también tuvimos que apretarnos todos los machos para conseguir finalizar la prueba en Sobradelo, adonde otros treinta atletas fuimos llegando poco a poco. Al final, al menos quince atletas de los que partíamos horas antes de Larouco, conseguíamos llegar hasta la meta, varios de ellos felices de haber conseguido completar su primera maratón.

Estirando tras el esfuerzo

Las hermanas Arias, espectadores y animadoras de lujo de nuestra prueba

 

¡Manos arriba!, y no es un atraco, entre todos, ¡podemos!

El dorsal "32" de Fernando Leiva, maratoniano afectado de Esclerosis Lateral Amiotrófica, también presente en nuestra maratón
Tras el esfuerzo, traslado en autobús a O Barco y una pinchada para reponer fuerzas e intercambiar impresiones.

¡Qué rico!
Queda todo un año por delante. Como balance, que ya van 3 ediciones, que cada vez somos más y que ya son bastantes los valdeorreses que han debutado en la distancia demostrándose a sí mismos que cuando hay voluntad se pueden alcanzar metas que parecían imposibles.

Enhorabuena a todos y a seguir entrenando para futuros compromisos.

(agradecimientos también por sus fotos a Annie Anta, Nieves Grande, Raquel Parra y La Región)

3 comentarios:

BaoEs dijo...

ENHORABUENA y FELICIDADES !!!!!!
Los TrotADAS podemos hacer incluso
OLIMPIADAS.....(Aunque llueva)

Annie dijo...

Maravillosa mañana la que vivimos con vosotros, gracias por invitarnos a formar parte de esta maratón.

Me encanta sumarme a esas iniciativas diferentes y espero formar parte del pelotón el año que viene!!!

Miguel Angel Fernández Rodríguez dijo...

ehnorabuena por esta maratón, y felicidades al mayor artífice, Miguel Angel...