lunes, 8 de junio de 2009

THE WINNER IN THE END

No debe ser nada sencillo ser el primero en algo, pero ¿qué se siente cuando se es el último? Apenas tomé la salida en el Maranalon de Asturias, ya sabía, que salvo los retirados y alguna que otra pájara monumental, iba a hacer los 42 Kms absolutamente sólo y en último lugar. No ves a nadie. No hablas con nadie. Apenas recibes apoyo del público. Incluso sientes la cara de alivio que ponen los organizadores a medida que pueden ir recogiendo sus trastos cuando pasas. ¿Qué sentido tiene entonces todo tu esfuerzo, el sacrificio, los dolores musculares, la sensación de agotamiento...? ¿Para qué o por qué lo haces?. Un motorista me pregunto pasado el ecuador de la prueba: ¿qué le es, alguna promesa? No supe qué contestar. Cómo explicarle que corro, simplemento porque me gusta; que no gano nada, ni a nadie. Cómo expresar que soy feliz así y que además pienso que tiene sentido. Si en cada carrera, el último dejase de correr, algún día sólo quedaría el primero.
Por lo demás, una experiencia divina. Un paisaje espléndido y suerte con el tiempo, ya que ni llovió ni hizo calor. Ah, y dormimos en una casa rural llamada "la xamoca" en Sobrescobio, que recomiendo a todos los que pasen por allí. Inolvidable, el paseo por el monte y los preparativos la noche antes, junto al fuego. Que parece que llegué el último, pues eso..., que para mi y mi familia, como si hubiese sido el ganador.

2 comentarios:

Xosé Manuel Meijome dijo...

Pues en una prueba como la maratón para mi el último tiene tanto mérito como el primero... el nivel de esfuerzo es algo individual.

Oscarunin dijo...

preciosa entrada, si señor, tienes toda la razon... lo importante es el camino no la meta, al menos a ciertos niveles..
saludos desde Ourense
he descubierto este blog y vuestro club, os linkeo

www.oscarunin.blogspot.com