jueves, 8 de noviembre de 2018

XV MARATONA DO PORTO

Un año mas, Los Trotadas de Valdeorras y Os Troteiros de Vigo, nos desplazamos a la bonita ciudad de Porto a disputar la XV edición de la Maratona Do Porto 2018.






Por parte de Los Trotadas fuimos Carlos, Fran y Miguel y por Os Troterios Rafa, Ángel y Miguel.


Aprovechando el puente de Todos Los Santos pasamos un par de días disfrutando de los encantos del norte de Portugal. Una vez en Oporto, tocaba cumplir con ese mágico ritual de la retirada del dorsal en la Feria del Corredor, momentos en los que se mezclan ilusiones y miedos a partes iguales. Aprovechamos el resto de la tarde para tomarnos una Super Bok, cenar y tomar el crepe de Nutella para recargar las pilas.


El día de la carrera amaneció cubierto y lluvioso lo que unido a la multitud de participantes nos impidió realizar una foto de grupo antes de la salida, es más, nos fuimos capaces de salir todos juntos ya que nos fue imposible encontrar a Carlos y Raquel que accedieron a la salida por una zona diferente a la nuestra.







En los primeros kms el ritmo lo impone la carrera, ya que el volumen de participantes no deja espacios libres para llevar tu propio ritmo, aún así esto mo impidió que Fran poco a poco nos vaya tomando unos metros de distancia. Hacia el km 3 en una de las idas y venidas del recorrido podemos ver a Carlos unos cuantos puestos por delante nuestra. En otra de las idas y venidas vemos que la distancia con Carlos se ha reducido y hacia el km 8 ya estamos a su altura, aprovechamos la ocasión para saludarnos y correr unos minutos juntos,  hasta que me vuelco a unir al grupo de Os Troteiros. 









Tenemos la oportunidad del saludar la grandísimo marchador Julian Iglesias, participante asiduo a esta distancia con su inseparable camiseta de la selección nacional de atletismo.



Así van discurriendo los kms, hasta llegar a algunos de los momentos más emotivos de la carrera, cómo son el paso por "A Ribeira" y el paso por le Puente de Hierro que une Porto  con Vilanova de Gaia,  donde se encuentra el paso de la media maratón y una de las pastelerías mas famosas de Portugal por sus natas y allá me voy a por una,  vaya cara de asombro puso la chica de la pastelería cuando me vio entrar y el pedí una nata. Trás este parón, me vuelve a tocar apretar para alcanzar la grupo de Os Troteiros. Entre este punto y el km 32 nos volvemos a cruzar con Fran que marcha unos minutos por delante y a Carlos unos minutos por detrás.










Decido abandonar el grupo de Os Troteiros para intentar alcanzar a Fran y entrar juntos en meta, a partir de este punto la climatología empeora y empieza a llover con más intensidad, así que toca apretar los dientes y tirar hacia delante, sorprendentemente las piernas me responde ¡se ve que la nata me ha sentado bien!, en pocas ocasiones a estas alturas de la maratón me he encontrado tan bien. A 1 km de la meta cuando ya había perdido la esperanza de alcanzar a Fran, lo veo unos metros por delante, sin saber de dónde saco fuerzas y por apenas 5 segundos no puedo alcanzar al Fran antes de cruzar la meta.






Una vez en la meta, foto en la llegada y a buscar las mochilas para cambiarse de ropa y esperar por Os Troteriros y Carlos, pero con la que estaba cayendo se monto un lío impresionante y tuvimos que marchar al hotel a cambiarnos de ropa, con lo cuál no pudimos esperar por Carlos que apenas entraba unos minutos más tarde.

A pesar de que la lluvia deslució la llegada, fue un gran día para todos y de hecho todos tuvimos un buen día; Fran y yo en 4h 10 estábamos en la meta, Os Troteiros en 4h 15 y Carlos unos minutos más tarde 4h 33.

A pesar del error de la organización en la entrega de las mochilas, error por el que por cierto el director de la carrera ha pedido mil disculpas, para mí sigue siendo una gran maratón en la que el cariño por todos los participantes queda demostrado por los honores con los que se recibe al último en cruzar la meta, OLÉ, OLÉ y OLÉ por la organización y el año que viene ¡VOLVEREMOS!




Miguel.

4 comentarios:

Unknown dijo...

Fantástico reportaje y un año más compartiendo fin de semana con "TROTADAS". El próximo año volveremos

TrotADAS de Valdeorras dijo...

Qué maratón más emblemática, en la que se cuida al corredor popular con gran cariño. El fallo de la meta, comprensible, no puede empañar la gran labor que vienen realizando en cada prueba que organizan. Si Dios quiere, volveremos el año que viene. Se lo debemos

BaoEs dijo...

ENHORABUENA a todos los MARATONIANOS

Annie dijo...

Envidia total. Enhorabuena por vuestras carreras! Nuestra primera ausencia de Porto desde el 2013. Pero volveremos a disfrutar de las calles, del ambiente, de la Super Bock y de la Nutella... un abrazo, Trotadas!!